"Junior Plancha": el bocadillo etílico

Todos los pueblos tienen su gastronomía propia, deliciosos manjares forjados en las antiguas cocinas de los lugareños. Mi pueblo no iba a ser menos. PL (mi pueblo querido), tiene como insignias el arroz y pavo, el conejo al ajillo, el trigo, los “jormigos”, las empanadas, las tortas de pimiento “molío”, la pierna asada, los caracoles picantes, las tortas de pascua, los postres chinos, las milhojas y un sinfín de manjares. Pero hay un producto que se consume en las fechas más etílicas de los jóvenes, que no tiene su sitio en esa lista, y se merece un homenaje. El Junior Plancha. El Junior Plancha es un bocadillo que se consume en un mítico bar de PL: “El Bocadillón”.

¿Cuándo aumenta el consumo de este bocadillo?: en dos fechas claves.

La primera es el Baile de la Reina. ¿Y qué es el Baile de la Reina?: es la nochevieja de Septiembre. Mientras se elige a la Reina de las Fiestas del pueblo los asistentes, que oscilan entre 800 y 1.200, se dedican a beber, saludar a toda la gente que no has visto en verano, a ligar y pasear modelito. Nochevieja sin uvas. Con orquesta y toda la pesca. La tradición más antigua de PL es ésta. Todo puede pasar en un Baile de la Reina. Todo.

La segunda fecha es la nochevieja real, la que todo el mundo conoce, pues esa. Hasta hace unos años, el Junior Plancha se consumía también después del EXPLUM, pero ya no existe, así que me ahorro de explicarlo.

¿Qué ingredientes forman el Junior Plancha?: No son gran cosa, pero los vamos a analizar uno a uno.

– Pan: elemento básico, ya que es un bocadillo. 55 centímetros de baguette crujiente, casi ná.
– Jamón york y mortadela a la plancha: esto si que es básico, es comida para niños pequeños totalmente. Lo ponen a la plancha porque la gracia es que es un bocadillo caliente.
– Mayonesa: este ingrediente es imprescindible para que uses mil servilletas. Llegas ansioso, está amaneciendo y la mayonesa te está chorreando barbilla abajo, se te sale de los límites del bocadillo, todo es mayonesa. Nunca te despegues del servilletero.
– Lechuga: cutre no, lo siguiente. Un bocadillo con lechuga es sinónimo de bocadillo pellejero. La lechuga es la verdura mas pobre que conozco. ¿A qué sabe la lechuga? ¿Qué propiedades tiene para la salud? ¿Qué cuesta una lechuga? ¿Porqué todas las comidas grasientas llevan siempre lechuga? No, no y no. Me niego a lo de la lechuga, es la verdura que no sabe a nada, que no aporta nada y que te regalan en cualquier sitio. Pero es verde, y parece sana al lado de cualquier alimento lleno de infinitas calorías. Psicología pura.

Ejemplo de bocadillo del establecimiento

Y ahora llega el momento de explicar las circunstancias en las que decides meterte entre pecho y espalda 55 centímetros de pan mientras te chorrea la mayonesa y le quitas la lechuga tras un Baile de la Reina.

Imagínate… te pusiste tu vestido especial para esa ocasión a las 11 de la noche, cenaste a las 9 para no marcar barriga o para que las medias no te corten la circulación. Llegaste al Baile de la Reina con tus amigas, te hiciste miles de fotos de postureo, fuiste a la barra justo cuando estaba aquel chico guapo que tanto te enferma, saludaste a gente por compromiso porque estás en el evento social más famoso de PL y te pusiste a bailar con la orquesta subida en unos andamios con los pies dormidos por un spray. Siete bailes después, enviaste a tu novio o a tu amigo pagafantas al coche a por tus zapatos planos. Y lo hizo. Te bajaste de los andamios, han pasado ya 5 horas desde que llegaste; te da igual cuando ir a la barra, donde está el guapo que saludaste cuando ibas impoluta y pasas por el lado de las pijas bajada de los andamios pero con la cabeza bien alta. Porque estás divina de la muerte, y lo sabes, y ellas lo saben también. Entonces empiezas a beber porque tu moral está a años luz de descender; y todo te da igual. Terminas sin apenas maquillaje, con la chaqueta del traje de algún colega muerta de frío, con la mitad del peinado de peluquería que no te dejó dormir la siesta, las medias rotas, los andamios en el coche y muchas copas encima. Estado etílico.

Y recuerdas que cenaste a las 9 de la noche, y que aún quedaba sol cuando eso ocurrió; y lo peor es que está volviendo a salir el sol, y estás con esas maravillosas pintas en la pista de atletismo donde se celebra el evento que te dan ganas de comerte el césped con un chorro de vodka.

Elementos fijos del Baile de la Reina

Entonces se produce el momento mágico: tu cuerpo te pide un Junior Plancha. Porque también es tradición. Localizas a las cuatro amistades que te quedan sueltas y os vais al “Bocadillón”, ni se mira la carta. Junior Plancha. Por favor. Urgente. Tu estómago pide a gritos un trozo de pan con resquicios de jamón york y mortadela a la plancha, te resbala la mayonesa y vas quitando lechuga conforme le pegas bocados. Después de los 10 minutos que dura la agonía eres capaz de levantar la cabeza y mirar a tu alrededor, que casualidad, es como si tuvieras espejos por todos sitios. Todos están igual que tu, intentando parecer personas normales comiéndose un Junior Plancha para asentar el estómago antes de ir a la cama. Energúmenos con alcohol en la sangre. Bocadillo pellejero y a casa, si no has hecho esto al menos una vez en la vida no eres trigo limpio. Así termina el Baile de la Reina.

Benditas tradiciones que nos cuesta mantener.

Saludos a la gente de PL y a los forasteros que conocen nuestras señas de identidad y manjares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: