LA BANDA SONORA DE MI VIDA (A mi padre Fernando "El Espín")

Mi despertador no hacía el típico ruido molesto que hacen todos, no era el "afilaor" no, tampoco el tapizador de tresillos. El mío era único y especial. Cantaba por soleá o siguiriya, martinete o toná, e incluso me hacía el compás en la pared o en mi puerta. Tenía el corazón y el alma flamenca. Era mi padre.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: