ENRIQUE MORENTE: La corriente

Morente tenía buenas formas flamencas, una ejecución del cante desde el conocimiento, hizo recitales memorables puramente flamencos, pero no sobresalió de la forma que le hubiese gustado; siempre quiso más.

Anuncios

MIGUEL POVEDA: El Ejemplo

Miguel Poveda no quiere etiquetas, por eso se mueve como un pez en un océano musical tan amplio, y todo lo rentabiliza, esto se llama: visión empresarial.

Encuentro ATEMPORAL

Las horas que pasaban servían para reafirmarnos una y otra vez en nuestra silenciosa creencia, que está mas allá de la complejidad del amor, de la belleza de lo perfecto, de la química, de la física, de la pomposidad de las letras y la exactitud de los números.

Un regalo invisible -cuento flamenco-

De pronto, enmedio de aquella célebre fiesta, se abrieron las puertas de la sala y la gente le dió paso a una mujer oscura, ataviada con viejos trapos que cubrían su cuerpo, la arrugas marcaban su cara y por la espalda le caía una larga trenza de pelo negro.

D. ANTONIO MAIRENA: El calor de mis recuerdos

El Maestro de los Alcores paró una mañana en mi pueblo a tomar café, fue un fin de semana del año 1974 y yo no había nacido. Pero mi padre frecuentaba ese bar porque es el más cercano a casa, y a Mairena nadie lo conoció excepto él.

"PAJOTEO": Arte y Conocimiento

Pajoteo: arte del flirteo, del coqueteo, del tonteo o del ligoteo. Todas estas palabras las recoje la RAE pero "Pajoteo" no. Y en todas las definiciones legales se describe como "juego amoroso que no se formaliza ni llega a compromiso".

#Cigalita: despacito y a compás.

Cigalita anda el flamenco, lo pasea, lo canta, lo baila, lo fabrica, lo pellizca y sobre todo lo disfruta. Descubrimos en Madrid el flamenco improvisado, el callejero, el gitano, el mediático, el preparado, el turístico.

#ElNiñoDelGlobo

Yo imaginaba cómo el Niño del Globo me pasearía de la mano para no perderme, me explicaría escalas con seis cuerdas, haría magia con ellas, crearía melodías nuestras, enrabiaría con mis bromas y me apretaría contra su pecho para no tener miedo.

Salvador “EL GATO”

Salvador "El Gato" siempre fue un hombre peculiar, no le gusto llamar la atención pero lo hacia a menudo porque era un ser especial y entrañable.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: