La conciencia del cante

El artista ha llenado el aforo, se ha empachado de aplausos porque la afición está seca de cante y mañana leerá el triunfo de su espectáculo con la cuenta corriente engordada. Y el bucle se repite, cada noche en un lugar distinto está el viaje en la máquina del tiempo.

El día que sin querer fui SARA BARAS

Un cartel en un tablón de corcho anunciaba la actuación flamenca de Rocío Hellín, pero los niños de esa edad no saben leer… me vieron aparecer y gritaron: ¡La Seño Baras ha venido!

¿Qué es para ti el flamenco?

Transmitir es la base de cualquier arte, hasta del arte de la vida. Y sin querer creas un lenguaje propio, una identidad única que va siempre contigo.

Flamencos en la frontera

En los lares lumbrerenses el flamenco ha sido algo perenne que se acepta como parte de nuestras costumbres, la tradición flamenca se ha forjado en muchas familias por diferentes razones, pero sobre todo por la causa geográfica

El regreso a mi centro

La escalera del flamenco no está ordenada, hay escalones más altos, otros demasiado bajos y esto genera mucha brecha en el cante. Muchísima.

Miguel Lavi: los pocos sueños que yo sueño

Y ahora, en este mes raro, quería yo venir a este altar flamenco y escribirle lo que siempre borré en las reseñas, lo que cambié por silencio, lo que miré para otro lado.

Sara Baras y la sombras del flamenco

Hay muchos aficionados a los que le sorprende que Sara Baras llene tres días consecutivos el Teatro de la Maestranza de Sevilla con un aforo de casi 1.800 butacas mientras que otras figuras no salen de unos espacios más reducidos, peñas flamencas, festivales puntuales o programaciones como Bienal siendo su baile brillante, mágico o ancestral.

La madre que me parió

Recuerdo su mirada de admiración desde que era pequeña y bailaba, es la misma que le pone a mi padre cuando lo escucha, aún la tiene

El despertar de las letras flamencas

Las letras para mí enriquecen mucho al flamenco, porque el flamenco tiene esa suerte de poder cambiar las letras del palo que se canta, cosa que en otras músicas no se pueden hacer porque no se cantan palos, se cantan canciones

La ilusión de papel

Me rebusqué por dentro para sacar recursos y modelar el borrador. Ordené puntos, escribí, reescribí, cambié, eliminé y corregí. Prevaleció lo que consideré vital para entender el concepto de Flamencólica... una batería de relatos cortos, veintitantos, en cien páginas.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: